Un poco de suciedad no le hace daño al bebé

5 Likes Comment

Muchas madres sobreprotectoras no creen, como se afirma en la mayoría de las veces, que el contacto con las bacterias ayude a los pequeños a crear y desarrollar los anticuerpos.

Algunos pediatras apoyan el contacto frecuente con lo que llaman Vitamina S – suciedad.

Debe dejar al niño solo para que se ponga en contacto con la suciedad. No existe motivo para el pánico, solo simplemente se debe tomar una ducha luego. Por ejemplo, las madres deben permitir que el pequeño se lama durante la comida. No hay ningún problema en comer con la mano, todo lo contrario.

Este contacto lúdico con la comida da un placer diferente y se les hacen más interesarse los alimentos.

No es una locura! De menos regaños y más permisos. La gran prueba de que la suciedad hace bien es que en el hemisferio sur las personas sufren mucho menos las enfermedades autoinmunes que en el hemisferio norte.

Esto se debe a que aquí tenemos mucho más contacto con la suciedad y las bacterias, mientras que ellos están obsesionados con la limpieza.

Caminar descalzo por la calle, colocar la mano en el suelo, comer alimentos que se hayan caído o poner en la boca algo sucio, está permitido, siempre a medida. Cualquier inconveniente que pueda surgir, es fácil de resolver y no trae grandes problemas.

Estar en contacto con todo logra que el niño sea más inteligente y se desenvuelva. Quién no tiene este contacto con el mundo no aprende a enfrentarlo y termina por convertirse en un adulto con miedo.

Se advierte que sólo una situación debe evitarse. La única preocupación importante es que en el lugar donde juegan los niños se debe tener garantía que hayan servicios básicos de saneamiento en el ambiente.

Nunca permita que su hijo juegue cerca de los desagües, ya que esto si puede tener consecuencias graves y enfermedades altamente peligrosas.

¿Cómo crear anticuerpos en los bebés?

El organismo sabe lo que es suyo o lo que no. Cuando ingresa un cuerpo extraño al cuerpo, es nuestro organismo el que manda.

Es lo que llamamos el efecto de refuerzo, el mismo principio de las vacunas, en el cual usted presenta en su cuerpo un virus que el sistema inmunológico reconoce y manda los anticuerpos para disminuir su acción. Esta lo disminuye, pero no a cero.

Esto significa que hay una memoria inmunológica. Una vez que estas bacterias entren de nuevo, se producirán anticuerpos mucho más rápido que luchar contra ella y no llegar a la persona.

You might like

About the Author: Daniela Benza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *