Padres primerizos: El reto está en no fracasar en el intento

Nadie nace sabiendo y menos cuando hablamos de bebés porque cada niño es un mundo diferente, con una personalidad y necesidades propias de cada ser humano, que sólo los padres podrán moldear y educar con el devenir del día a día.

Los largos meses de espera llegaron a su fin. La alegría se apodera de toda la familia, un ambiente de ilusión embarga a los padres, más aún si a éstos les toca representar el mejor papel de sus vidas: ser papá y mamá por vez primera.

Sin embargo, es bueno advertirles que pueden experimentar sentimientos de angustia, frustración, estrés o depresión debido a la responsabilidad que implica la crianza de un ser tan frágil.

No fracasar como padres primerizos

Cabe destacar que no todos los casos son iguales y que no existe ningún manual en el mundo para ser los “mejores padres del planeta”. Lo que sí puede servir de ayuda es una guía que permita a los padres primerizos llevar una vida en armonía (porque cuando los nervios traicionan pueden provocar discusiones y pleitos sin sentido) y, lo más importante, disfrutar de cada instante con el bebé.

Lo primero que se aconseja en estos casos es elaborar una lista de tareas. La idea no es convertir el hogar en una escuela militar pero sí en un lugar en donde ambos personajes tengan un rol para cada tipo de tareas.

La madre es quien tendrá mayor ventaja porque tiene que dar de lactar, además, la mayoría de los padres regresan tarde a casa debido al trabajo. Para darle un pequeño respiro a la mamá, se puede optar por bañar al bebé cuando el papá llega a la casa, así el niño o niña se acostumbrará a verlos unidos.

Las levantadas a altas horas de la madrugada son un dolor de cabeza, especialmente porque la misma escena se repetirá varias veces en una misma noche. Para no terminar en un manicomio puedes pedirle a tu pareja que se encargue de esa labor uno o dos días a la semana (sábado o domingo).

No olvides dejarle todo lo necesario para una jornada exitosa: pañales, ropa limpia, algodón, paños húmedos, leche (fórmula), etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *